banner-astigmatismo-web.png

Lentes de contacto

Tradicionalmente los lentes de contacto se han utilizado para mejorar la visión en los pacientes con astigmatismo, pero es importante tener muy claro que estos no modificaran la evolución de la condición, simplemente proporcionan una mejor visión y el astigmatismo continuará inevitablemente su evolución natural.

 

El lente de contacto en el paciente con astigmatismo, al igual que en todos los pacientes es una prótesis que se adapta sobre la córnea, proporcionándole un nuevo poder que ayuda al paciente a tener imágenes más nítidas.

 

Puntos importantes a tener en cuenta en los pacientes con astigmatismo usuarios de lentes de contacto:

 

  • Debe ser perfectamente adaptado para asegurar que no hay un desgaste adicional en la córnea.

· Deben cambiarse regularmente para evitar daños adicionales en la cornea

· Debe realizarse los exámenes previos necesarios para su correcta adaptación, incluyendo paquimetría y topografía de córnea

  • También es importante recordar que existen algunas complicaciones con el uso de lentes de contacto que debemos conocer antes de iniciar su uso.

 

Riesgos y complicaciones con el uso de lentes de contacto

 

Los lentes de contacto son prótesis que se adaptan sobre la superficie ocular y son varias las posibles complicaciones y efectos adversos que se pueden asociar con su uso, las cuales son más frecuentes en la medida en que no se adaptan bajo la supervisión médica y tecnológica apropiada.

Las más frecuentes son las siguientes:

 

  • Conjuntivitis por uso de lentes de contacto

La superficie ocular reacciona ante cualquier agresión externa o cuerpo extraño que cause irritación con inflamación y enrojecimiento, adicionalmente puede producir algunas secreciones. Un cuerpo extraño como lo es un lente de contacto puede favorecer la sobre infección con gérmenes como bacterias, virus o parásitos, pero también puede causar reacciones alérgicas o tóxicas a los líquidos utilizados para el mantenimiento de los mismos.

 

  • Caída del párpado superior o ptosis por el uso de lentes de contacto

La parte interna de los párpados está cubierta de conjuntiva, la cual puede reaccionar con inflamación por el uso crónico de lentes de contacto, esta conjuntivitis se denomina conjuntivitis papilar y en algunas ocasiones puede ocasionar la caída secundaria de los párpados. 

 

  • Inflamación de la córnea o queratitis por el uso de lentes de contacto

La córnea es el principal lente del ojo, y para cumplir su función debe ser totalmente transparente y desprovista de vasos sanguíneos.

 

Los lentes de contacto pueden hacer perder su transparencia por varios mecanismos, entre los que se encuentran los siguientes:

 

  • Trauma constante sobre la superficie ocular con la producción de ulceras y queratitis
  • Infecciones o abscesos: esto debido a que la córnea es una estructura desprovista de vasos sanguíneos y especialmente susceptibles a las infecciones.
  • Vascularización: en la medida que la córnea no se puede oxigenar adecuadamente empiezan a crecer vasos sanguíneos anormales para ayudar en esta función, estos ayudan a que la córnea se inflame y pierda transparencia.
  • Perdida de la sensibilidad corneal debido al traumatismo crónico, lo cual favorece la aparición de ulceras e infecciones.
  • Hipoxia: la córnea no posee vasos sanguíneos, por lo cual toma el oxígeno directamente de las lágrimas y el aire, el lente de contacto actúa como barrera que le impide oxigenarse, esto hace que la córnea se inflame y pierda transparencia.
  • La inflamación de la córnea igualmente puede producir pequeñas erosiones en la superficie denominadas queratitis.
  • En la medida que la queratitis confluye se forman ulceras en la superficie, las cuales pueden sobre infectarse y llevar a la formación de abscesos y en muchas ocasiones a pérdida definitiva de la córnea.
  • Pérdida de la trasparencia de la córnea: En otras ocasiones la inflamación crónica de la superficie lleva a una opacificación del estroma de la córnea, con la pérdida permanente de la visión.

 

  • Ojo seco asociado a lentes de contacto

Un usuario de lentes de contacto requiere más lágrimas que un paciente no usuario de lentes, esto debido a que el lente de contacto blando actúa como una esponja para la lágrima, lo que ocasiona un ojo seco secundario, que favorece el trauma y la hipoxia en la córnea.

 

  • Vascularización de la córnea secundaria al uso de lentes de contacto

Debido a que el lente se comporta como una barrera que le impide a la córnea tomar las lágrimas y el oxígeno del aire, aparecen vasos sanguíneos anormales para tratar de oxigenar la córnea, esto lleva a la pérdida de transparencia.

 

  • Aparición de queratocono asociado al uso de lentes de contacto

Se ha demostrado que un lente de contacto mal adaptado puede inducir un desgaste y adelgazamiento progresivo en la córnea, el cual con el tiempo puede llevar a una deformación progresiva en la córnea.

 

Recomendaciones para el uso de lentes de contacto en pacientes con astigmatismo

 

Para disminuir las complicaciones relacionadas con el uso del lente de contacto se debe tener en cuenta las siguientes indicaciones:

 

  • Realice la adaptación de sus lentes guiada por médico oftalmólogo.
  • Realice medidas previas de topografía de córnea, paquimetría, medida de la cantidad y calidad lagrimal y medición de la sensibilidad corneal.
  • Asista a controles oftalmológicos periódicos para determinar si el estado de salud de la córnea es el apropiado.
  • La adaptación de lentes de contacto en un paciente con astigmatismo se debe realizar en centros o clínicas especializadas y siempre se debe utilizar la tecnología apropiada para su adaptación y seguimiento.