banner-astigmatismo-web.png

Cómo prevenir el Astigmatismo

En general es difícil evitar la aparición del astigmatismo, ya que es una enfermedad con un componente genético importante, pero ciertas medidas pueden ayudar en su prevención y en mejorar la estabilidad de la enfermedad.

 

  • Evitar el uso de lentes de contacto o usarlos con precaución, ya que la fricción del lente sobre la córnea al parpadear, favorece el adelgazamiento del tejido corneal y su deformación.
  • Si se requieren lentes de contacto, deben estar perfectamente adaptados porque lentes con adaptación inadecuada pueden aumentar el adelgazamiento de la córnea.
  • Tratar cualquier alergia ocular, no frotarse los ojos y aliviar cualquier condición que produzca rascado; frotarse los ojos de manera habitual, aumenta la deformación de la córnea.
  • Utilizar gafas para practicar deportes y para nadar.
  • Utilizar gafas para labores de jardinería o labores de hogar que pongan en riesgo los ojos.
  • Mantener el control oftalmológico periódico en clínicas especializadas en tratamiento de las enfermedades de los ojos.
  • Realizar las topografías cada 6 a 12 meses para determinar la evolución del astigmatismo.
  • Utilizar lágrimas artificiales libres de preservantes regularmente para mantener una lubricación adecuada en la superficie de la córnea.
  • Averiguar si es un buen candidato para la realización de una cirugía refractiva mediante láser o mediante el implante de lentes intraoculares.

 

En general es recomendable que el paciente con astigmatismo mantenga una muy buena salud de la superficie ocular, mantenga adecuadamente hidratados los ojos, utilice gafas de protección ultravioleta con filtros adecuados y consulte en un sitio con la tecnología apropiada para el adecuado tratamiento y control del astigmatismo.